Wisepowder tiene una gama completa de materias primas de la enfermedad de Alzheimer y tiene un sistema de gestión de calidad total.

5 resultados

  • 9-Me-BC-nuevo

    Polvo 9-Me-BC

    ¿Cuáles son los beneficios del polvo 9-Me-BC?

    1. Mejora el funcionamiento ejecutivo y el estado de alerta.
    2. Actúa como potenciador cognitivo.
    3. Mejora la cadena respiratoria mitocondrial.
    4. Aumenta la euforia.
    $69.99
  • CAD-031

    CAD-031 en polvo (2071209-49-7)

    ¿Cuáles son los beneficios del polvo CAD-031?

    1. Efectos neuroprotectores
    2. Revierte algunos aspectos de la disfunción cognitiva en viejos ratones transgénicos con AD
    3. Modula la inflamación, la salud sináptica y el metabolismo.
    4. Reduce la inflamación y aumenta los marcadores de neurogénesis y sinapsis
    5. CAD-031 se dirige al metabolismo de los lípidos
  • Fisetina 98%

    Polvo de fisetina 528-48-3

    ¿Cuáles son los beneficios del polvo de Fisetin?

    1. Puede retrasar el envejecimiento
    2. Puede reducir la depresión y la ansiedad.
    3. Puede mejorar la memoria
    4. Puede mejorar la salud de la piel al mejorar el colágeno y reducir el daño de los rayos UV.
    5. Puede ayudar a tratar el eccema, una enfermedad de la piel.
    6. Puede proteger el cerebro y mejorar la salud cognitiva.
    7. Puede controlar el azúcar en sangre
    8. Puede reducir el colesterol malo y mejorar la salud del corazón.
    9. Puede proteger el hígado del daño causado por el alcohol.
    10. Puede reducir la inflamación del colon en la enfermedad inflamatoria intestinal
    $59.99 , $149.99
  • J147-nuevo

    Polvo J147 (1146963-51-0)

    ¿Cuáles son los beneficios del polvo J147?

    1. Puede revertir los trastornos cerebrales degenerativos
    2. Mejora la acción de las mitocondrias y la longevidad
    3. Mejora la memoria
    4. Protege las neuronas y ayuda al cerebro a crecer
    $44.99
  • Octacosanol 90%

    Polvo de octacosanol 557-61-9

    ¿Cuáles son los beneficios del polvo de octacosanol?

    1. Mejora la fuerza física, la energía y la resistencia;
    2. Mejora el estrés, la tasa metabólica corporal y la tasa de utilización de oxígeno corporal;
    3. Reduce los niveles séricos de colesterol y triglicéridos, y reduce la presión arterial sistólica.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una de las causas más comunes de discapacidad en la población que envejece. Es un trastorno neurológico que provoca progresivamente el encogimiento de los tejidos cerebrales y la degeneración neuronal precoz. También es la forma más común de demencia, lo que resulta en disfunciones en la memoria, las habilidades sociales, el pensamiento y el comportamiento. A nivel mundial, más de 30 millones de personas mayores de 65 años padecen la enfermedad de Alzheimer.
Los pacientes que padecen la enfermedad de Alzheimer inicialmente muestran signos de mala memoria, como la incapacidad para recordar eventos recientes. Con la progresión de la enfermedad, la enfermedad de Alzheimer puede causar un deterioro severo de la memoria. Con el tiempo, el paciente no podrá realizar ni siquiera las actividades básicas de la vida diaria, como vestirse, comer, vaciar el intestino, etc.

¿Cuál es la etiología subyacente de la enfermedad de Alzheimer?

La etiología subyacente de la enfermedad de Alzheimer aún no se comprende con claridad. Pero la mayoría de los especialistas en este campo creen que una disfunción en las proteínas cerebrales es responsable de una cadena de eventos que provocan la muerte de las neuronas y alteran la función cerebral. Los estudios indican que la enfermedad de Alzheimer tiene una etiología multifactorial, con genes, estilo de vida y medio ambiente que contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.
En casos raros, una mutación genética hace que una persona sea susceptible de desarrollar Alzheimer. En tales casos inducidos por mutaciones, el inicio de los síntomas ocurre temprano y la progresión también es más rápida.
Por lo general, la enfermedad comienza en la parte del cerebro donde se forma la memoria. Pero el proceso de la enfermedad en sí comienza mucho antes de que el paciente desarrolle síntomas. En la etapa avanzada de la enfermedad, el cerebro se atrofia notablemente. Principalmente, se han implicado dos proteínas en la enfermedad de Alzheimer, las proteínas beta-amiloides y las proteínas Tau.

placas

La beta-amiloide es una proteína estructural primaria que puede ser tóxica para las neuronas si se agrupan en el cerebro. Los grupos de fragmentos de beta-amiloide pueden interrumpir el proceso de comunicación entre las células. Cuando estos grupos se forman muy juntos, ¿por qué formar una estructura más grande conocida como placas amiloides?

Enredos

Para el correcto funcionamiento de las neuronas, las proteínas tau son parte integral del transporte de nutrientes y otros asuntos cruciales para apoyar internamente a las neuronas. Cuando las proteínas tau se reorganizan en ovillos llamados ovillos neurofibrilares, pueden provocar la enfermedad de Alzheimer. Estos enredos pueden provocar la interrupción del transporte de nutrientes a las neuronas, provocando su muerte.

Factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Hay varios factores que pueden aumentar su riesgo de enfermedad de Alzheimer, que se enumeran a continuación.

Edad

La edad avanzada es el factor de riesgo más importante para el desarrollo de demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer no es un signo de envejecimiento y no es un hallazgo normal.

Genética

Si un miembro cercano de su familia ha sido diagnosticado previamente con Alzheimer, los riesgos de Alzheimer son más altos que en la población general.

El síndrome de Down

Los pacientes que nacen con síndrome de Down, un trastorno cromosómico, son muy susceptibles a desarrollar la enfermedad de Alzheimer a una edad temprana. Por lo general, desarrollan la enfermedad de Alzheimer en la primera o segunda década de la vida.

Lesión Cerebral Traumática

Un historial de traumatismo craneoencefálico severo puede aumentar su riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Los estudios han demostrado que existe una mayor incidencia de Alzheimer en personas con un incidente de lesión cerebral traumática.

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol puede provocar cambios permanentes en el cerebro. Los estudios a gran escala han demostrado que el consumo de alcohol está asociado con la demencia.

Insomnio

Los trastornos del sueño, como el insomnio, también se han asociado con un aumento de la incidencia de la enfermedad de Alzheimer en estudios a gran escala.

Estilo de Vida

Los factores de riesgo de enfermedades vasculares coronarias como la obesidad, la hipertensión, el colesterol alto, el tabaquismo y la diabetes también se han relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

Síntomas y signos

Es de conocimiento común que el síntoma principal de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria. En las primeras etapas de la enfermedad, los pacientes tienen problemas para recordar eventos y recuerdos recientes. Con la progresión de la enfermedad, los problemas con la memoria y la cognición disminuyen.
La sospecha de demencia surge inicialmente de amigos cercanos o miembros de la familia cuando los síntomas empeoran lo suficiente como para hacerse notorios. Los cambios patológicos en los tejidos cerebrales se presentan clínicamente de la siguiente manera.

Los problemas de memoria

A medida que la pérdida de memoria empeora con la enfermedad de Alzheimer, las personas tienen problemas con la comunicación diaria, como olvidar conversaciones, perder cosas con frecuencia, perderse en áreas familiares y tener problemas para nombrar objetos o expresar pensamientos.

Cambios de personalidad

El Alzheimer puede alterar drásticamente la personalidad y el comportamiento de una persona. Una personalidad previamente alegre puede cambiar a un trastorno depresivo al mismo tiempo que muestra una falta de apatía, cambios de humor y aislamiento social.

Dificultad para tomar decisiones

Los pacientes con Alzheimer tienen dificultades para tomar decisiones y hacer juicios sólidos. Por ejemplo, el paciente puede comportarse fuera de lo común por las normas sociales, como caminar bajo la lluvia o reír durante un funeral.

Dificultades con tareas familiares.

El Alzheimer puede alterar la capacidad de una persona para realizar actividades familiares como cocinar, conducir, jugar, etc. A medida que avanza la enfermedad, el paciente puede perder la capacidad de realizar actividades diarias como vestirse e incluso puede descuidar su higiene.

Problemas con el razonamiento

El pensamiento y los conceptos abstractos son extremadamente difíciles para las personas con la enfermedad de Alzheimer debido a problemas de concentración. Los pacientes también pueden tener dificultades para realizar múltiples tareas al mismo tiempo. Las actividades diarias esenciales para la supervivencia, como la gestión de las finanzas, pueden ser una hazaña imposible para los pacientes con Alzheimer.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?

La mayoría de los pacientes son alertados sobre sus síntomas por un amigo cercano o un miembro de la familia, después de lo cual el paciente suele buscar atención médica. Se deben realizar más pruebas para confirmar el diagnóstico de Alzheimer. Estas pruebas pueden incluir una evaluación de la memoria y las habilidades cognitivas del paciente, y otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de imagen y de laboratorio son fundamentales para descartar diagnósticos diferenciales de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, un diagnóstico confirmatorio de Alzheimer suele ser solo después de la muerte del paciente, ya que el examen histopatológico del tejido cerebral muestra cambios característicos como ovillos neurofibrilares y placas amiloides.
  • Examen físico: para descartar otras posibles causas de demencia, el médico examinará sus reflejos, marcha, fuerza y ​​tono muscular, funciones de los nervios craneales, equilibrio y coordinación.
  • Investigaciones de laboratorio: si bien los análisis de sangre no pueden confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, son esenciales para descartar infecciones, tumores o deficiencias de vitaminas, todos los cuales pueden provocar síntomas similares a los de la enfermedad de Alzheimer. En algunos casos inusuales, también se puede realizar una evaluación del líquido cefalorraquídeo.
  • Pruebas neurológicas: el examen del estado mental incluye la evaluación de las habilidades de razonamiento, la memoria y la cognición. La prueba compara la capacidad de realizar tareas cognitivas y basadas en la memoria simples con otras personas de edad similar sin ninguna condición patológica.
  • Estudios de imágenes: la exploración del cerebro con resonancia magnética o tomografía computarizada es clave para hacer un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Estos estudios de imágenes también pueden ayudar a identificar otras causas de cambio en el estado mental, como accidente cerebrovascular isquémico, hemorragia, tumores o traumatismos. La contracción del cerebro y las áreas de metabolismo disfuncional se pueden visualizar mediante estudios de imágenes. También se están investigando las nuevas modalidades de imágenes que utilizan la exploración por PET, las imágenes de PET con amiloide y las imágenes de PET de Tau para determinar su función en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.
  • Plasma Aβ: Plasma Aβ es un análisis de sangre que se utiliza para fortalecer aún más el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Es una prueba recién certificada en los EE. UU. Y está disponible actualmente.
  • Pruebas genéticas: aunque las pruebas genéticas no se incluyen en la evaluación de rutina para la enfermedad de Alzheimer, las personas con parientes de primer grado que padecen Alzheimer pueden someterse a pruebas genéticas.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad de Alzheimer?

Las complicaciones asociadas con la enfermedad de Alzheimer son similares a la presentación clínica. Los problemas de memoria, lenguaje y juicio pueden complicar la vida del paciente e incluso afectar su capacidad para buscar o recibir tratamiento. La incapacidad para comunicar el dolor, los síntomas o seguir el tratamiento también puede empeorar el curso de la enfermedad.
En las etapas finales de la enfermedad, la atrofia cerebral y los cambios celulares pueden afectar el funcionamiento normal. El paciente puede perder la capacidad de controlar los movimientos intestinales y de la vejiga, y también puede tener dificultades para tragar. Los problemas adicionales incluyen infecciones concomitantes, un aumento en la incidencia de caídas, desnutrición, deshidratación y cambios intestinales.

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Desafortunadamente, la evidencia actual sugiere que no es posible prevenir la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, evitar los factores de riesgo asociados con la enfermedad de Alzheimer puede ser beneficioso para modificar el curso de la enfermedad y disminuir la probabilidad de padecer la enfermedad de Alzheimer con la edad. Practicar un estilo de vida saludable como el ejercicio diario, consumir una dieta rica en verduras y frutas, chequeos de salud regulares, mantener bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol, evitar agentes recreativos nocivos como el alcohol o los cigarrillos puede ayudar a preservar la memoria y la función cognitiva. Tarde en la vida. Además, participar en actividades que requieren razonamiento y la participación de funciones mentales superiores, como jugar al ajedrez, resolver problemas matemáticos o jugar juegos desafiantes, también puede ayudar a preservar las funciones mentales con la edad.

Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

Los medicamentos que se utilizan actualmente para tratar la enfermedad de Alzheimer ayudan con los síntomas. No modifican el curso de la enfermedad ni curan la afección. En la actualidad, se recetan principalmente dos tipos de medicamentos para el Alzheimer.

Inhibidores de la colinesterasa

En la enfermedad de Alzheimer, hay un agotamiento de la acetilcolina, que es un neurotransmisor, que se ha implicado en el curso de la enfermedad. Por lo tanto, la inhibición de las enzimas que descomponen la acetilcolina puede ser beneficiosa en el tratamiento del Alzheimer.
Los inhibidores de la colinesterasa aumentan los niveles del neurotransmisor acetilcolina al inhibir su degradación. Son el fármaco de elección inicial en todos los pacientes recién diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer y pueden mejorar modestamente los síntomas. Los inhibidores de la colinesterasa que se utilizan comúnmente en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer son galantamina, rivastigmina y donepezil.

Antagonista del receptor de NMDA

La memantina, un antagonista del receptor de NMDA, también se usa en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Se utiliza especialmente en aquellos pacientes que no pueden tolerar el tratamiento con inhibidores de la colinesterasa. Hay una mejoría moderada de los síntomas cuando se trata con memantina. Si bien no se ha demostrado que el tratamiento combinado de memantina con otros inhibidores de la colinesterasa sea beneficioso, se están realizando estudios para observar los posibles beneficios.

La medicina alternativa

También se utilizan muchas vitaminas, suplementos y hierbas en pacientes con enfermedad de Alzheimer, ya que pueden ser beneficiosos para mejorar la función cognitiva. Los estudios que evalúan los beneficios de estos medicamentos aún no son concluyentes. Algunos tratamientos alternativos que pueden tener efectos beneficiosos son:

Polvo 9-Me-BC

Las 9-ME-β-carbolinas son compuestos de piridoindol, que se obtienen tanto de rutas endógenas como exógenas. La investigación sobre 9-ME-β-Carbolinas ha encontrado que estos compuestos pueden ejercer efectos beneficiosos como neuroprotección, neuroestimulación, acción antiinflamatoria y neurorregeneración. Además, 9-ME-BC inhibió la proliferación de neuronas dopaminérgicas sin afectar la captación de dopamina. 9-ME-BC mostró acciones antiproliferativas con efectos tóxicos mínimos en las neuronas.
Las acciones de 9-ME-BC están mediadas por el transportador de cationes orgánicos y también desencadenan la expresión de genes responsables de la síntesis de muchos factores neurotróficos esenciales, incluidos BDNF, NCAM1 y TGFB2. Estos factores neurotróficos son esenciales para el crecimiento de neuritas, que pueden tener beneficios neurodegenerativos y neuroprotectores cuando las neuronas se encuentran con diversas toxinas. Por lo tanto, 9-ME-BC tiene muchos beneficios en las neuronas que lo convierten en un complemento beneficioso contra trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.

Polvo CMS121

CMS121 derivado de fisetina es un compuesto neuroprotector que se administra por vía oral. La fisetina es un compuesto flavonoide derivado de frutas y verduras. Los estudios han demostrado que la fisetina tiene efectos beneficiosos sobre la cognición y la comunicación neuronal. Junto con sus propiedades antioxidantes, la fisetina también puede mejorar los niveles de factores neuroprotectores dentro del Sistema Nervioso Central. Además, la fisetina también posee propiedades antiinflamatorias. Todos estos beneficios de la fisetina indican que puede ser beneficioso en el tratamiento de enfermedades que tienen alteraciones en la comunicación y el funcionamiento neuronales.
El derivado de fisetina, el polvo de CMS121 tiene una potencia 400 veces mayor que la fisetina. CMS121 también mostró propiedades adicionales como mejora en el perfil farmacológico y estabilidad en su forma física con buena biodisponibilidad oral. En teoría, CMS121 puede ser un complemento útil en pacientes con trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer.

Polvo CAD31

CAD31 posee múltiples efectos beneficiosos que pueden ser efectivos para ralentizar la degeneración de las neuronas relacionada con la edad. Se ha demostrado que estimula la replicación de las células madre derivadas de embriones humanos. Se realizaron experimentos en estudios con animales para probar los beneficios de CAD31 en un escenario clínico. Los modelos de ratones con enfermedad de Alzheimer se administraron con CAD31. El estudio observó una mejora en las funciones de la memoria y una disminución de la inflamación en modelos de ratones. Llegó a la conclusión de que CAD31 puede ser neuroprotector y también puede cruzar la barrera hematoencefálica de manera eficaz.
El CAD 31 actúa principalmente a través de la formación de sinapsis y se dirige a vías metabólicas como el metabolismo de los ácidos grasos. Estos primeros estudios tienen hallazgos prometedores para el uso de CAD-21 en trastornos neurológicos, incluida la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia senil.

Polvo J147

El polvo J147 se deriva de la curcumina, que a su vez proviene de una especia india popular conocida como cúrcuma. La curcumina es un compuesto con efectos beneficiosos bien conocidos, como propiedades antiinflamatorias, efectos antioxidantes, minimización de la toxicidad inducida por proteínas amiloides, etc. Desafortunadamente, la curcumina en sí no era un suplemento eficaz, ya que tiene una biodisponibilidad extremadamente baja y tampoco puede cruzar la barrera hematoencefálica.
A diferencia de la curcumina, el polvo J147 tiene un perfil farmacológico mucho más estable, una buena penetrancia en el SNC y también una buena biodisponibilidad oral. La molécula J147 también tiene una potencia 10 veces mayor en comparación con la curcumina. Los estudios en animales realizados hasta ahora con el polvo J147 han demostrado que puede ser muy beneficioso tanto para la población que envejece como para quienes padecen la enfermedad de Alzheimer.

Polvo de monosialotetrahexosil gangliósido sódico (GM1)

El monosialotetrahexosilgangliósido sódico (GM1) es un compuesto cada vez más popular que se utiliza para tratar diversos trastornos neurológicos. Esto se debe principalmente a su acción neuroprotectora. Pero también tiene acciones protectoras beneficiosas sobre los vasos sanguíneos que irrigan el SNC. En un estudio realizado sobre el compuesto GM1, se encontró que GM1 tiene acciones protectoras sobre las lesiones celulares inducidas por radicales libres.
Las propiedades neuroprotectoras y antioxidantes del polvo de monosialotetrahexosil gangliósido sódico (GM1) lo convierten en un suplemento potencialmente beneficioso para muchos trastornos del sistema nervioso central que incluyen, entre otros, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la demencia senil, etc.

Polvo de octacosanol

El octacosanol es un compuesto químico derivado de plantas como el aceite de germen de trigo y el azúcar. Estructural y químicamente, tiene propiedades similares a la vitamina E. Varios estudios han encontrado que el octacosanol tiene propiedades antioxidantes, neuroprotectoras y antiinflamatorias. Es ampliamente utilizado por los atletas y también como coadyuvante en el tratamiento de trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Lou Gehrig y muchos más.

Estudios en curso sobre la enfermedad de Alzheimer

Actualmente, no existe cura para la enfermedad de Alzheimer, y todos los medicamentos que se usan actualmente en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer solo pueden mejorar los síntomas temporalmente al mejorar la acción de los neurotransmisores dentro del sistema nervioso central. Pero estos medicamentos no pueden evitar que la enfermedad progrese.
Se están realizando muchos estudios para comprender mejor la etiología y fisiopatología de la enfermedad subyacente a fin de desarrollar tratamientos específicos para el Alzheimer. Los investigadores en este campo esperan encontrar opciones de tratamiento que puedan retrasar o incluso detener la progresión de la enfermedad a una etapa avanzada. Es probable que las modalidades de tratamiento futuras no involucren un solo fármaco, sino una combinación de varios fármacos que actúan sobre múltiples vías.

Pronóstico de la enfermedad de Alzheimer

Si bien se usan varios medicamentos para tratar la enfermedad de Alzheimer, solo pueden ralentizar la progresión de la enfermedad. Sin embargo, estos medicamentos siguen siendo muy valiosos, ya que mejoran la capacidad del paciente para ser independiente y realizar sus actividades diarias con una ayuda mínima. Hay varios servicios disponibles que brindan atención a pacientes con enfermedad de Alzheimer. Desafortunadamente, no existe una cura conocida para la enfermedad de Alzheimer.

Referencia:

  1. Gruss M, Appenroth D, Flubacher A, Enzensperger C, Bock J, Fleck C, Gille G, Braun K.La mejora cognitiva inducida por 9-metil-β-carbolina se asocia con niveles elevados de dopamina en el hipocampo y proliferación dendrítica y sináptica. J Neurochem. Junio ​​de 2012; 121 (6): 924-31.
  2. Ates G, Goldberg J, Currais A, Maher P. CMS121, un inhibidor de la sintasa de ácidos grasos, protege contra el exceso de peroxidación lipídica y la inflamación y alivia la pérdida cognitiva en un modelo de ratón transgénico de la enfermedad de Alzheimer. Redox Biol. Septiembre de 2020; 36: 101648. doi: 10.1016 / j.redox.2020.101648. Publicación electrónica del 2020 de julio de 21 PMID: 32863221; PMCID: PMC7394765.
  3. Daugherty D, Goldberg J, Fischer W, Dargusch R, Maher P, Schubert D. Un nuevo fármaco candidato para la enfermedad de Alzheimer dirigido a la inflamación y el metabolismo de los ácidos grasos. Alzheimer Res Ther. 2017 14 de julio; 9 (1): 50. doi: 10.1186 / s13195-017-0277-3. PMID: 28709449; PMCID: PMC5513091.
  4. Clarkson GJ, Farrán MÁ, Claramunt RM, Alkorta I, Elguero J. La estructura del agente anti-envejecimiento J147 utilizado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Acta Crystallogr C Struct Chem. 2019 de marzo de 1; 75 (Pt 3): 271-276.
  5. Shi M, Zhu J, Deng H. Características clínicas de la inyección intravenosa de síndrome de Guillain-Barré relacionado con el monosialotetrahexosil gangliósido sódico. Front Neurol. 2019 de marzo de 15; 10: 225.
  6. Snider SR. Octacosanol en parkinsonismo. Ann Neurol. Diciembre de 1984; 16 (6): 723. doi: 10.1002 / ana.410160615. PMID: 6395790.
  7. Guo T, Lin Q, Li X, Nie Y, Wang L, Shi L, Xu W, Hu T, Guo T, Luo F. El octacosanol atenúa la inflamación tanto en macrófagos RAW264.7 como en un modelo de colitis en ratón. J Agric Food Chem. 2017 10 de mayo; 65 (18): 3647-3658.
  8. Asociación de Alzheimer. Datos y cifras de la enfermedad de Alzheimer de 2016. Dement de Alzheimer. Abril de 2016; 12 (4): 459-509.
  9. Mantzavinos V, Alexiou A. Biomarcadores para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Curr Alzheimer Res. 2017; 14 (11): 1149-1154. doi: 10.2174 / 1567205014666170203125942. PMID: 28164766; PMCID: PMC5684784.

Artículos de tendencia

Login

¿Has olvidado tu contraseña?

Carrito

Su carrito está vacío.